Silent Specific. Exposición colectiva virtual. 2020

Curaduría: René Francisco Rodríguez y Dayneris Brito

Serie La otra orilla

El proyecto consiste en la construcción de una isla artificial sobre una patana de dimensiones pequeñas. Esta  isla  se anclará en diferentes puntos en el horizonte visible desde el Malecón habanero, sin un referente estable, unas veces cerca de la ciudad y otras más lejos. Los periodos de tiempo para su anclaje tampoco tienen un patrón regular. La idea es que este territorio artificial -que emite sonido y luces simulando actividad sobre él-, cambie su paradero cuando el espectador se haya adaptado a integrarla a su paisaje, convirtiéndose así en un territorio inalcanzable, simbólicamente hablando.

La idea inicial consiste en llevar espectadores a la isla y ver la ciudad desde otra perspectiva, como si pudieras ver tu país y las cosas que suceden en él desde fuera, haciendo este viaje metafórico a “la otra orilla”.

Esta pieza como obra y acción es una alusión evidente a la filosofía oriental referida a la búsqueda y encuentro con el otro «Yo», una categoría superior del pensamiento y de una espiritualidad completa. Este es uno de los ejes conceptuales fundamentales que propongo con esta pieza. En otras culturas este viaje ha significado la transición espiritual de determinados líderes a un estado divino o supremo. La obra, además, ironiza acerca de los límites y fronteras tanto físicos como mentales que se construye el hombre y la sociedad. La impermanencia de esta isla en las coordenadas de latitud y longitud nos habla de unos paradigmas para nada estáticos, haciendo que cada cual se construya su propio horizonte. La isla o tierra visible es una metáfora de metas por lograr.

Duvier del Dago

 La Habana, 18 de Julio de 2020